A ver, te lanzamos el reto: nosotros sostenemos que todos somos supersticiosos; claro que hay grados y grados de ser supersticioso, desde los que no pueden pronunciar el número 13 y se refieren a él como “12 + 1”, hasta los que simplemente cruzan los dedos cuando esperan tener suerte.

Nosotros hemos elaborado una encuesta para que puedas saber cuán supersticiosa(o) eres; si obtienes 8 puntos eres una supersticiosa hasta las trancas, de esas que necesitan una hoja de perejil, velas amarillas, gato chino y herraduras para poder salir de casa. Si no obtienes ningún punto, eres una escéptica perfecta, uno de esos seres insufribles que no paran de cortar el buen rollo de los supersticiosos con cosas como: “Venga Paco, que llevar el mismo bóxer amarillo toda la semana no hará que te aumenten el sueldo” o “Marta, eso de llevar la chuleta a la oposición y decir que es tu amuleto de la suerte me da mala espina”.

Bueno, vayamos con la encuesta que para eso estamos. A cada pregunta, un “sí” te añade un punto, un “no”, nada:

1) ¿Te levantas siempre de la cama con el pie derecho? ¿O con el izquierdo? ¿O con ambos pies tocando el suelo a la vez? ¿O con las manos? (ya no se nos ocurre más alternativas, cualquier otra cosa sería demasiado bizarra, dejarías de ser supersticiosa(o) y clasificarías como friki)

2) ¿Tocas madera cuando dices algo que no quieres que te pase? ¿O cuando no quieres que venga tu cuñado a visitarte?

3) ¿Evitas pasar por debajo de una escalera? ¿O por debajo de un puente? ¿O por delante de la oficina de tu jefe?

4) ¿Pides un deseo (o más de uno) mientras soplas las velas de tu pastel de cumpleaños? ¿O cuando soplas el alcoholímetro del policía que te pilló conduciendo a la salida de una fiesta?

5) ¿Si se te rompe un espejo, crees que vas a tener un mal día? ¿O crees que te ha pasado eso por fea(o) y corres a arreglarte un poco más? ¿O ambas cosas?

6) ¿Juegas siempre al mismo número en la Lotería de Navidad? ¿Aun cuando lo ha jugado tu padre los últimos 40 años y no le ha tocado ni el reintegro? Es que… y si ahora toca y no lo juegas…¡Válgame Dios si eso sucede! ¡Toquemos madera y crucemos los dedos!

7) Hablando de cruzar los dedos (de ambas manos): ¿lo has hecho alguna vez para esperar que algo bueno suceda? ¿Cruzas los dedos para que te aprueben las dos semanitas de vacaciones que pediste para agosto? ¿O para que te regalen algo más que calcetines esta Navidad?

8) Siguiendo en la misma línea de los dedos cruzados, pero esta vez con una sola mano: ¿lo haces para sentirte menos culpable cuando mientes? Aquí es importante resaltar que la mano con los dedos cruzados se suele ocultar: la mano irá instintivamente detrás del culo o dentro de uno de los bolsillos de los pantalones. A falta de bolsillo (o de culo…vamos, que hay quienes no tenemos culo, casi), es válido también ocultarla detrás del bolso o un libro. Nunca debajo de la mesa, si estás sentada, que da mala suerte.